Si necesitas mimarte: te cuento mi experiencia de cuidado y desconexión en The Beauty Concept

A estas alturas del año, a la mayoría de nosotras nos pasa: estamos algo saturadas, estresadas, un poquito agotadas y comenzamos a ver un rostro y un aspecto muy diferente a lo que nos prometía el verano. La rutina ha vencido y los días grises acechan. Lo más gordo es que esto acaba de empezar; nos enfrentamos al frío invierno y ya comenzamos a sentir los efectos sobre nuestra piel.

Puede que penséis que lo pinto muy mal, pero seguro que muchas os sentís como yo. Sé que es el momento perfecto para actuar, pensar un poco en mi, dedicarme un tiempo y hacerme un regalo. Un refuerzo en cabina para un diagnóstico y un protocolo que me permita un rato de verdadera desconexión y cuidado es el aliado perfecto en invierno.

Si os cuento esto es porque hace unos días lo logré: disfruté el Tratamiento Sublime Personalizado, exclusivo de The Beauty Concept, un punto de inflexión en mi trayectoria de cuidado. Ideal para  comenzar el año con la sensación de haber descansado y reparado los daños que el trimestre ha dejado sobre mi rostro. Realizado con productos de la excepcional firma  Miriam Quevedo y  la última aparatología en radiofrecuencia unipolar de Alma Beauty, combina pasos manuales como limpieza, exfoliación, reparación de tejidos, hidratación, regeneración y protección bajo las premisas de delicadeza, sensorialidad y efectividad… Os cuento mi experiencia, por recomendable.

Doble limpieza y relajación

Vayamos maquilladas o no, el primer paso es limpiar para preparar y detoxificar la piel con Glacial White Caviar Cleanser Crème, una microemulsión a base de aceite de caviar blanco y extractos botánicos de origen ecológico que se aplica mediante movimientos suaves sobre rostro, cuello y escote para acabar con cualquier impureza. Después me dieron la opción de insistir con un masaje más profundo que además de limpiar la piel, actúa sobre los tejidos, tonificando y reactivando la microcirculación. Una elección a medida porque en ocasiones y dependiendo de cada circunstancia queremos insistir de forma más enérgica sobre nuestra piel.

 

Durante la segunda parte de la limpieza, se aplica agua micelar y se va preparando la piel para que los siguientes principios activos actúen al máximo nivel y penetren eficazmente. A continuación, se tonifican las zonas tratadas mediante presiones muy reconfortantes de suave efecto drenante, siempre desplazar la piel, hasta que la total absorción del producto.

Exfoliar y drenar

Una vez realizada esta primera limpieza, se procede a retirar las células muertas de la capa córnea para limpiar y garantizar la mayor eficacia del tratamiento. El peeling se elige en función de cada tipo de piel, lo que acentúa la personalización del protocolo. Manual o químico, bajo la condición de la mayor suavidad, sin agredir el tejido, pero con la mayor eficacia. Mientras el peeling químico en mi caso, actuaba, Noelia realizó un masaje en la zona cervical, cuello y nuca para descontracturar la zona y relajar la musculatura.

 

Una vez terminado el tiempo de actuación del exfoliante, Noelia trabajó el producto realizando un masaje suave de bombeo para facilitar un drenaje linfático manual favoreciendo la eliminación de inflamación, retención de líquidos y toxinas acumuladas.

Radiofrecuencia de última generación

Tras una hidratación, tuve la suerte de probar la nueva tecnología de Alma Lasers de radiofrecuencia unipolar, muy importante además para todos aquellos que no queremos o no podemos utilizar placa en la espalda. Una sesión de SpaDeep, considerada  como una de las más potentes del mundo, dirigida a la remodelación facial, que actúa a nivel moldeado tensor, para producir una síntesis inmediata de colágeno y de larga duración. Como norma ideal,  se recomienda un mantenimiento con una sesión cada dos semanas que incluso se puede alargar hasta 5 semanas en función del efecto.

 

Entre los resultados que la Alma Lasers atribuye a su utilización: efecto lifting, iluminación inmediata, reorganización de la estructmura de la piel, aceleración de la estimulación y regeneración de colágeno y tensado profundo de la piel. Como consecuencia, una mejora de la uniformidad y textura de la piel y un efecto general rejuvenecido y sano de la misma.

 

Oxigenar y reparar

Si habéis pensado que el tratamiento acabó aquí, os equivocáis… El protocolo continúa con la preparación de   una primera mascarilla indicada para oxigenar, reparar, hidratar y regenerar en profundidad los tejidos. Durante el tiempo de exposición, se realizan manipulaciones de masaje profundas en el escote con un suero reparador para difuminar las pequeñas arrugas de esta zona y devolver un aspecto de piel joven y sana. Un proceso que dura 10 minutos.

 

Una vez retirado,  se aplica una segunda mascarilla efecto tensor profundo sobre rostro, cuello y escote, junto con una gasa impregnada de un complejo personalizado con propiedades calmantes, hidratantes y regeneradoras para reforzar los tejidos. El proceso dura 15-20 minutos.

Hidratar y reposicionar

Como he comprobado en más de una ocasión, algo que distingue  The Beauty Concept  es el carácter personalizado de sus protocolos y tratamientos, junto a la profesionalidad, sensibilidad y delicadeza de su equipo. En la fase de hidratación, se utilizó un concentrado de potentes sueros en función de mi piel y sus necesidades particulares.  Se aplicaron 6 lípidos y ceramidas similares a los naturales de la piel en una estructura laminar, para reparar con efecto inmediato la barrera cutánea y proporcionar fortaleza y equilibrio.  El propósito es alcanzar una piel más lisa, aportar un efecto lifting, redefinir el contorno facial y difuminar las líneas de expresión y arrugas.

 

Este proceso se dirige a  desintoxicar la piel a nivel celular, drenando toxinas, redensificaraumentar la firmeza en la estructura facial, aportar oxígeno y nutrientes a las células, y estimular la síntesis de colágeno y elastina.

Regenerar y  proteger

Para terminar, se aplica sobre rostro, cuello y escote Glacial White Caviar Precious Cream, una exquisita crema final de tratamiento que se trabaja hasta su completa absorción para repulpar y estimular el tejido, reposicionando volúmenes, aportando propiedades calmantes y reforzando el sistema inmunológico.

 

Como me soléis preguntar, el centro de The Beauty Concept donde llevé a cabo Tratamiento Sublime Personalizado está situado en la Calle de José Ortega y Gasset, 49 en Madrid, y la duración total del protocolo es  100 minutos. Por su efecto relajante, altamente nutritivo y rejuvenecedor resulta ideal para llevar a cabo en invierno, en épocas de agotamiento desgaste y fatiga. Esos momentos en los que sentimos que el tratamiento habitual, sin explicación alguna, comienza a quedarse corto, no actúa como antes y nuestra piel demanda más. Una sensación que creo, sentimos en momentos puntuales.

 

 

 

 

0

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies