Repasamos los 9 errores más comunes en la rutina cosmética. ¿Cometes alguno?

Olvido, cansancio, desidia, rutina o falta de atención, no sé que será exactamente, pero la verdad es que muchas de nosotras acabamos fallando en las cuestiones más elementales cuando llevamos a cabo nuestra rutina de belleza. Detalles simples que en muchas ocasiones harían más por nosotras que la mejor crema del mundo. Cuidarlos puede dilatar en el tiempo la aparición de muchos signos de envejecimiento, y sin embargo veo con frecuencia como hasta mis amigas los desatienden alegremente.

 

Incluso yo, que estoy muy pendiente, me he sorprendido en un día de cansancio secando mi rostro con el brío que no corresponde.  ¿Crees que no te pasa? Pues antes de juzgar demasiado rápido un tratamiento o crema, lee y comprueba si no has caído en  alguno de estos errores.

 

No deberíamos…

 

  • Aplicar la crema con movimientos bruscos o profundos desplazando la piel o secar el rostro con una toalla “a lo loco”estirando o formando pliegues. Es habitual y más dañino de lo que imaginamos. Lo correcto: tratar con extrema suavidad  y evitar siempre la brusquedad. ¿De qué sirve darse una buena crema si al extenderla estamos provocando flacidez y descolgamiento? Pensad que se trata de una agresión pequeña pero continua,  un gesto aparentemente inofensivo en el que la gran mayoría caemos. Recordad además que el rostro se debe secar siempre mediante ligeros toques

 

  • Extender el contorno de ojos en párpados y ojeras acercándolo a la conjuntiva es un error muy común. Lo correcto: el específico de ojos se debe dar en la parte del pómulo más cercana al ojo, pero no invadir la parte de la ojera. La piel del contorno es muy fina, con tendencia a la deshidratación al carecer prácticamente de poros y glándulas sebáceas, por lo que no absorbe el producto y éste se desplaza fácilmente hasta el interior del ojo. Una experiencia “irritante” que además provoca la aparición de las antiestéticas bolsas.  Tampoco debe darse en los párpados superiores porque esa piel si es grasa y las cremas pueden causar inflamación y molestias. Otra cosa es cuando se habla de un gel específico para bolsas y ojeras, exento de grasas.

 

  • Utilizar un exceso de producto. Otro error habitual es pensar que con ello aportamos más beneficio a la piel, cuando aplicar demasiado producto es tan malo como no dar nada. La saturamos y a la larga creamos más necesidad, porque no dejamos que su mecanismo natural trabaje correctamente.  Hay que utilizar poco producto y saber aplicarlo, como os mostré en el post Trucos para sacar el máximo partido a mis cremas. Si veis que vuestro tratamiento se queda corto, quizá lo que estéis necesitando sea un suero.  

 

  • Tratar el cuello con la misma crema que el rostro. Si bien es una solución para emergencias, dado que más vale cuidar que no dar nada, a partir de una edad, el cuello necesita un específico dada su naturaleza, una piel diferente, más fina carente de poros y glándulas sebáceas, muy propenso además a la flacidez.

 

 

  • Utilizar tonos oscuros en la base de maquillaje. Hace años no hacía ni caso, pero lo cierto es que avejentan nuestro aspecto. Los tonos intensos acentúan las arrugas, los pliegues que la piel va formando por la falta de firmeza, y además dejan ver el horroroso corte de color entre rostro y cuello. Si sois de las optáis por tonos más oscuros que los de vuestra piel, probad un cambio, porque con el paso de los años cambian las necesidades y gustos estéticos. Lo correcto es aplicar una base del mismo tono o tan sólo uno más, y si necesitáis más, intensificadlo después en zonas concretas con polvos bronceadores.

 

  • “Apretar” los poros de la nariz, o dejar que en cualquier limpieza facial lo hagan es un error total del que además es difícil recuperarse. Algo que deberíamos advertir siempre a las más jóvenes. El resultado es que suelen quedar abiertos y dilatados. Es mucho mejor utilizar otras vías de limpieza, como mascarillas o exfoliantes.

 

  • No parar un mal tratamiento. Tanto en casa como en cabina, si veis que ese producto, protocolo o trato de la profesional no es lo que esperabais o está haciendo más perjuicio que beneficio, paradlo. Más vale “aparcar” una crema que acabar con el poro abierto o la piel grasa.  Lo mismo en cuanto a los protocolos de cabina, seguro que no soy la única que ha querido salir corriendo de alguno. 

 

  • Las prisas al maquillar o utilizar un producto de belleza. Es mejor no maquillarse que hacerlo mal, porque el resultado suele ser catastrófico. Si tenéis prisa recurrid a los básicos: base en puntos concretos y difuminar, eyeliner, máscara y brillo de labios. Un aspecto limpio sin más.

 

  • Descuidar el producto: a veces veo como alguna amiga olvida tapar el frasco del producto,  meter los dedos en cada utilización, dejarlo cerca de una fuete de calor o superar la fecha de caducidad aconsejada para un tratamiento o crema. Recordad que cada producto es una inversión destinada a obtener un resultado, mediante composiciones y fórmulas que requieren cuidado e higiene. Hay que cerrar, utilizar las cucharillas para aplicar y mantener en lugares frescos y secos.

 

Estos son sólo algunos de los despistes más comunes que sin darnos cuenta cometemos en el día a día. Pienso que la rutina nos juega la mala pasada de actuar de manera mecánica en muchas ocasiones. No es malo repasar, parar y observar de vez en cuando. Espero que esto os haya ayudado a recordar los buenos hábitos que hayáis podido olvidar últimamente.

 

Y vosotras,  ¿recordáis algún otro error sobre el que nos queráis prevenir?

 

Imagen | 1# Nadia Perfumería

0
1 Comment
  • Estefania Quiroga
    diciembre 4, 2017

    ¡Me encanta! Siempre nos haces parar y pensar.. y sobre todo cuidarnos mejor. Miles de gracias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies