La cosmética coreana y mi experiencia con Biological Fermento Panacea *

Desde hace unos tres años, escucho con regularidad muy buenas opiniones sobre la gran efectividad que se atribuye a los cosméticos coreanos. “Piel sana y radiante, ingredientes naturales…”, la primera vez que oí hablar apasionadamente sobre sus bondades fue a dos amigas a las que considero auténticas expertas en belleza, viven fuera de España, y suelen adelantarme lo que todavía no ha llegado a nuestro país. Más tarde, ese rumor comenzó a extenderse a mi alrededor, y desde hace tiempo tenía claro que quería saber más.

 

Soy consciente de que todavía gira un cierto misterio en torno a los productos de cosmética coreana, creo que somos muchas las que a la hora de probar no sabríamos por dónde empezar sin una ayuda: qué firma, producto o dónde comprarlo. Sin ir más lejos, yo llevaba tiempo queriendo hacerlo, pero no tenía claro qué seleccionar o elegir. Un desconocimiento por el que, sin ninguna pista clara, no estaba dispuesta a cambiar o renunciar a mi rutina de belleza.

 

Si leéis este blog, sabéis que no hay cosa que más deteste que un producto adquirido con expectativas e ilusión no sea amortizado o llegue a ser una decepción. Quería probar y sabía que lo ideal era hacerlo con un cuidado sencillo y un precio razonable, que me permitiera utilizarlo además, para tomar un primer contacto, sin interrumpir el uso de mis productos habituales, que se integrara en mi rutina.

 

A lo largo de mi vida me ha pasado algo curioso, cuando tengo un objetivo, llega a mí sin más. Es lo que me ha sucedido hace unos meses.  Me hacen muchas propuestas, pero se presentó justo la que tenía en mente: probar un producto coreano,  en concreto el llamado Biological Fermento Panacea de la firma Suiskin, y escribir mi experiencia. El momento, pauta, una esencia para aplicar después de la limpieza, y la palabra panacea me gustaron tanto como para hacerlo. Comencé hace 3 semanas, con una leve referencia en cuanto a sus indicaciones, sin querer saber mucho sobre sus efectos y con el temor de que, con tanto producto como conozco, quizá no me aportara mucho y no tuviese nada que decir sobre él.  Han sido su resultado, textura y el aspecto asombroso de mi piel los que me han dicho todo a mí. Os cuento.

 

¿Qué es?

 

La verdad es que desde el décimo día ya tenía ganas de compartir el resultado, sin embargo, he esperado porque no quería precipitar mis conclusiones. Biological Fermento Panacea es un primer gesto para la mañana y la noche, una esencia o loción, paso fundamental de la rutina de belleza coreana, que podría definir como tónico y nutriente, sin fragancia, que actúa como un estímulo muy positivo para mi piel, bajo una textura acuosa que se extiende perfectamente y cunde muchísimo.

 

Es muy agradable e hidratante, pero lo mejor es su efecto. Como recordaréis antes de verano llevé a cabo una sesiones de luz pulsada y mi piel quedo uniforme y sin manchas. Sin embargo, después del sol de los últimos meses, vi como en octubre aparecieron unas leves sombras que amenazaban con convertirse en nuevas manchas. El uso de este Biological Fermento Panacea ha hecho que mi piel se vuelva a unificar completamente en un tiempo récord, me ha proporcionado luminosidad, mejor apariencia y textura. Una mejoría tan notable que me parece asombrosa.

 

Una vez comprobado esto, fuera de todo conocimiento previo y atendiendo sólo a lo que he visto sobre mi piel, he investigado y ahora sé que este producto está indicado para actuar como un 2 en 1: tónico hidratante y sérum iluminador. Un potenciador de la hidratación a base de activos fermentados para proteger y regenerar, mejorar la circulación cutánea y las defensas de la piel. Dirigido también a promover una protección antioxidante, unificar el tono y aportar nutrientes con alto poder hidratante. Esto último muy palpable, ya que por lo general muchos productos de textura acuosa, una vez aplicados dejan una sensación de sequedad en la piel que crea la urgente necesidad de otro producto; con Biological Fermento Panacea no me ocurre esto, la siento hidratada, confortable, muy preparada para el siguiente paso.

 

¿Qué contiene?

 

Como soy muy curiosa en cuanto a las funciones y fórmulas también he averiguado que el proceso de la fermentación de los activos que incluye,  proporciona micropartículas de los nutrientes y les permite la facultad de penetrar más profundamente en la epidermis. Entre ellos, extractos fermentados de flor de loto, de raíz de cnidium officinale y de magnolia, en sinergía para reforzar la barrera cutánea, mejorar la microcirculación, reparar y calmar la piel.

 

En su fórmula también está presente la arbutina de acción iluminadora y despigmentante, y la adenosina, un activo con propiedades antienvejecimiento que aumenta la energía celular, estimuladora de la síntesis de colágeno.

 

El resultado sobre mi piel ya os lo he contado, pero hay algo más: Biological Fermento Panacea se ha vuelto un imprescindible en mi rutina por agradable. Ese algo más que hasta ahora echaba de menos después de la limpieza, no sólo tonificar, también saciar mi piel con un producto ligerísimo que le aportara un plus y me diera confort.

 

¿Cómo se utiliza?

 

Sólo hay que aplicar una pequeña cantidad, mañana y noche, después de la limpieza, sobre la piel limpia y extender realizando un suave masaje con los dedos sobre rostro y cuello hasta su completa absorción. Después aplico mi cuidado habitual y como mi piel está más hidratada, noto como lo recibe mejor y necesito menos producto.

 

La firma considera que esta esencia es apta para todo tipo de pieles, incluso sensibles e irritables, sin embargo sabéis que es fundamental leer siempre las instrucciones de uso antes de utilizar cualquier producto, y en caso de tener una piel sensible, probarlo con precaución. Esto último son consideraciones mías, que aplico a cualquier tratamiento. Un dato importante, la fórmula de esta esencia no contiene parabenos, aceites minerales, benzofenonas, colorantes ni fragancias artificiales.

 

Aunque Suiskin recomienda usar Biological Fermento Panacea con otros productos de la línea Biological Fermento, yo lo estoy haciendo con los que utilizo en este momento y como os he contado el resultado ha sido una suma beneficiosa. Su precio es 46,90 euros, pero si tenéis tanta curiosidad como yo sentía hasta ahora y queréis probarlo,  podéis entrar en su página online https://cosmeticadecorea.com/ y utilizar el código promocional: nadiemeaviso,  para obtener un  7% de descuento en su adquisición.

 

Mi primer contacto físico, no sólo teórico, con la firma Suiskin y su Biological Fermento de Panacea ha resultado sorprendente, positivo y muy agradable. Un paso, el de la esencia, imprescindible en la rutina de belleza coreana ha comenzado a serlo también para mí.  Y vosotras, ¿habíais probado ya algún producto de Cosmética de Corea?

 

*Post patrocinado

 

 

 

0

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies