Otoño o el reto de la vuelta

Abrir la casa después de las  vacaciones es encontrarse de bruces con la cruda realidad. El giro de la llave en la cerradura resulta escalofriante: oscuridad, el silencio una casa adormecida que en un instante ruge con la fuerza de un millar de cartas amontonadas, el recuerdo de todo lo que dejé por hacer y el trémulo paseo por cada habitación, que invado atemorizada, y con la esperanza de no encontrar gotera, inundación, plaga de insectos o algo peor que añadir a la temible lista de tareas que me espera.

 

Me resisto a la idea del final del verano, es más, si me concentro, me puede llegar a provocar algo parecido a la angustia. Vislumbro lo que viene como un largo túnel, muchos kilometros, en el que no se ve la luz hasta principios de marzo. El día del cambio de horario, es la puntilla. Cada año tengo la esperanza de que se suspenda esta manía tan irracional, pero no ceden. Hablan de ahorro energético, pero por mucho que me sitúo, no lo acabo de ver claro. El otro día mi cuñado sentenció con una reflexión que evidenció un profundo análisis sobre  la cuestión: “Si no existiese el invierno y su horario, probablemente no disfrutaríamos tanto el verano”. No es suficiente, quiero verano siempre.

 

Como no queda otra, hace tiempo aprendí a buscar mis herramientas: conformarme,  divertirme, beber chocolate caliente, ir al cine, pasear por Malasaña, comer pasteles, tomar helados, hacer yoga, caminar bajo la lluvia, quedar con mis amigas, leer mucho y recorrer Madrid andando…, y así poco a poco, comencé a disfrutar del invierno.

 

Dicen que son suficientes 21 días para crear un hábito que llegue a hacerse imprescindible, y puede que sea cierto, porque si lo pienso, después de escribir esto, me está haciendo hasta gran ilusión comenzar  el otoño que está por llegar. En este instante, incluso sonrío, porque sé que todo es cuestión de actitud.

 

Para entrar en acción, y bailar, Katy Perry – Swish Swish (Official) ft. Nicki Minaj

 

0
1 Comment
  • Estefania Quiroga
    septiembre 4, 2017

    María,
    ¡ Eres única e irrepetible! Me encanta leerte. Me insuflas energía como nadie..
    Deseando verte.
    Besos miles
    Una de tus amigas que te quiere

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies