¿Descansar era un proyecto?

No he descansado. Ahora pienso como se me ocurrió que podría hacerlo. Un viaje familiar. Destino: Amsterdam. Sospechaba que el tema se podía complicar, pero no tanto. La conclusión es que con niños hay que visitar lugares cálidos. La combinación contratiempo meteorológico, bufandas, chubasqueros, gorros, mantener el tipo, orden y serenidad, es excesiva. He visto, descubierto, aprendido, valorado, disfrutado y perdido los nervios en alguna ocasión, pero descansar, cero.

 

Comencé con buena pinta, melena al viento, conjuntos sencillos, calzado cómodo, cierta clase y estilo, pero al cabo de unas horas ya estaba hecha un adefesio. Me enerva y me causa estupor como Bruno, en este tipo de viajes, y ante la mayor de las adversidades, no pierde la compostura ni el empaque. Siempre viste acertado, avanza apolíneo y mantiene el cabello intacto.

 

En esta ocasión planifiqué todo para ofrecer el mismo aspecto, para que no me pillaran. Abandoné el bolso y decidí ser una más, no el “contenedor” de todos. Opté por un chubasquero con bolsillos grandes, que al final me llenaron, y que ahora veo en las fotos, me hacía parecer Sancho Panza.

 

Flores Amsterdam

 

La lluvia y el viento no jugaban a mi favor. Cruzar las calles bajo el agua, con los niños, retorciéndome con capucha y paraguas para vigilar carriles bici-moto-tranvía-coche-autobús resultaba tan aparatoso que en alguna ocasión, preferí lanzarme “a las bravas”, sin mirar.

 

Lo más significativo era mi reflejo en el espejo de los ascensores del hotel, al volver cada tarde. Era como un efecto “cara descolgada” que obedecía, seguro, a tanta lucha contra los elementos.

 

Ya noté algo raro cuando uno de los días el agua no caía del cielo; nos llegaba de frente, por la espalda y hasta subía desde el suelo. Bruno me repetía con cierta arrogancia que los Países Bajos son así, pero yo veía que había demasiados paraguas rotos y desgarrados en la plaza Dam. Ahora, al volver, he sabido, por las noticias, que hemos atravesado, como algo rutinario, el tremendo temporal que azota Centroeuropa.

 

Después de seis cambios de puerta para embarcar por los retrasos ocasionados debido a  las condiciones climatológicas, cuando llegamos al aeropuerto de Málaga, mi hijo me miro con detenimiento y me dijo dulcemente: “Pareces una loca, no es por ofender. Déjame hacer una foto, anda. Luego te reirás.”

 

¡Qué golpes tiene este  niño! ¡Qué rico es! Hoy me propongo inspeccionar con detenimiento mis billetes de vuelta en el AVE, día y hora. 

24
5 Comments
  • Baberamtal
    abril 4, 2017

    Me parto, muy divertido de verdad. A mi también me repatea ir cargada hasta los topes de todo lo de todos los demás y claro, nuestros Brunos particulares sin despeinarse siquiera Jajajaja. Puro realismo y no mágico jajajaja

  • Zeda
    abril 4, 2017

    Me parto con lo de la cara descolgada. Ya lo dice el refranero español…”el que con niños se acuesta, me….o se levanta.”
    Besos reina

  • Cisco
    abril 4, 2017

    Y en Madrid un calor de verano que era difícil de soportar… sin poder disfrutarlo, lo que hubiera dado por un poquito de lluvia. 😉

    Muy divertido tu post, como siempre…

  • Flor
    abril 4, 2017

    Me sentí totalmente identificada con el relato, aunque sea ficción, he pasado por ello en la Semana Santa pasada y en la misma ciudad. Los chicos lo tienen más fácil siempre porque sus maletas son más básicas que las nuestras y por tanto adecuadas. Nosotras, sobre todo las víctimas del síndrome del porsiaca, nos equipamos con innumerables cosas que casi nunca utilizamos. Y encima en Amsterdam, con esos temporales que la sacuden, y todo el tema de esas bicis tan desvencijadas pero no por ello menos peligrosas. Y los pelos, eso es otro mundo…

    • María Luisa Sorando
      abril 4, 2017

      Todo, menos descansar…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies