¿Volver al ejercicio?

Ayer fui a clase de pilates, por aquello de la reeducación postural. Estar todo el día frente a un ordenador está repercutiendo en mi estilizada silueta, que observo últimamente un poco siniestra debido a una incipiente chepa que paseo sin dar aún mucha importancia. Siempre he estado muy segura de mi misma, una cuestión que a veces me ha hecho caer en la más estrepitosa de las desidias.

 

El caso es que llegué a clase con la vana ilusión, que invariablemente rebrota en estos casos, de que en mitad de una previsible soporífera nueva actividad surja la “chispa”, alguna personalidad talentosa, divertida o al menos amena. Como siempre me encontré un panorama desolador. No sé si las otras se dedicarán a algo, pero a primera vista, parecíamos cuatro  muermos aburridos buscando la evasión en una clase de pilates. Los cuerpos, la actitud, no prometían grandes ni medianos progresos, pero ahí estábamos, sin ganas ni siquiera de intercambiar los nombres, ni saludar. Llega un momento en que vamos a lo nuestro, focalizamos nuestras necesidades y… ¡a por ellas!

 

Lo peor fue el profesor, a estas alturas no espero gran cosa en estos asuntos, pero superó mis precarias expectativas. Supongo que lo que hoy se paga por impartir unas nociones deportivas no da para tener una gran disposición, pero llegar a clase con camiseta roja de Bultaco, y una cajetilla de cigarros en el bolsillo del vaquero, choca. Y no es que yo tenga nada contra las motos ni contra la gente que fuma, es simplemente que no lo acabé de ver coherente. Algo fallaba en el ambiente.

 

Traté de empatizar con él,  imagino que es muy duro enfrentarse a cuatro almas desganadas que buscan matar el tiempo intentando adelgazar cuando se adivina que lo primero que van a hacer al llegar a casa es atiborrarse a patatas fritas o lo que tengan más a mano.

 

Aún con esas, y continuando con el profesor, ya no espero un “quiero ser como tú”, o  “lo más parecido a ti” o simplemente un “puedo llegar a tener ese aspecto”, “esa energía” o “esa actitud”. Pero al menos espero que un entrenador físico tenga la actitud sana, despejada y optimista que se supone da la actividad deportiva.

 

La cosa empezó, mal. Tengo una vaga experiencia en pilates, y él nos dijo que teníamos que vaciarnos de aire como una botella, ni mención al ombligo, al cinturón pélvico, ni nada sobre el abdomen. Se obsesionó con lo de la botella, y todavía me pregunto qué le ha podido inspirar semejante metáfora.

 

Se paseaba con desdén entre nuestros cuerpos tumbados en las colchonetas negras con sus deportivas más que sucias, asquerosas, de la calle, y se adivinaba por la manera de hacerlo que nos habría pisado el gaznate de buena gana. No se lo reprocho, puede que si yo no aplacara mis instintos más primitivos y fuese profesora de unas alumnas como nosotras en una tarde lluviosa, también hubiese estado tentada. Resulta desolador enfrentarte a un grupo de cuatro elementas completamente anquilosadas, que no pueden ni levantar una pierna.

 

Era una clase de prueba, al salir me “perdí” y no pagué el mes porque ahora me queda por delante tomar la decisión sobre continuar o no. Sé que no es lo que esperaba, pero el horario es aceptable.

 

Imagen | Maria Luisa Sorando

18
3 Comments
  • Juan Martin
    febrero 28, 2017

    Me encanta❤️

  • Quidproquo
    febrero 28, 2017

    Pilates es un ejercicio estupendo para mejorar la flexibilidad y la postura, y sus beneficios son tanto emocionales como físicos, pero quizá no has elegido bien el centro.

    • Maria no
      febrero 28, 2017

      Pero en que centro de Pilates has aterrizado???? Debe ser muy barato. Estírate y apúntate a otro con más glamour….que no hay nada mas divertido que las conversaciones en un centro de Pilates entre clase y clase… Con el perfil que has descrito no creo que llegues a endurecer el suelo pélvico ni a fortalecer los isquiones…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies