Firmes despropósitos

Hace unos días, cuando pensaba en el fin de las vacaciones, en la vuelta a Madrid, me daban pequeños accesos de pánico, algo parecido a brotes diminutos que aplacaba antes del estallido final. No creo que sea necesario recordar lo que opino sobre septiembre, pero por si no lo leísteis en su día, os dejo el enlace de Otoño marciano.

 

Ahora, ya en Madrid, aunque la sombra acecha, no está siendo tan grave. Salvo nimiedades que entorpecen mi buen hacer, como los 40 grados que imperan en el asfalto  y que provista de un complejo vitamínico de choque, intento ver de manera positiva.

 

Aunque desde hace unos años no me gusta pensar demasiado, debido a lo poco efectivo que resultó tanto análisis en el pasado, he tenido una visión, fruto de la más simple deducción.

 

Creo que el sentimiento de impotencia que en algunos casos declaramos en relación al otoño, puede ser debido a los retos que de manera irreflexiva y bobona nos proponemos. Sé que para muchos, como para mi, el año comienza ahora, y aunque no evalúo como han ido la cosas hasta Nochevieja, sí me planteo este momento como un punto de partida para emprender nuevos retos. Mientras me estremezco, sólo al pensar en el correo apilado o lo que tengo que hacer, me marco metas, tontunas de toda índole que llevar a cabo.

 

Como consecuencia,  este otoño me he recomendado una falta de propósitos absoluta, un vivir puede que anodino, sin proyectos ni pretensiones, como cura para mis nervios, guiado bajo las siguientes directrices:

 

  • Piensa poco y acertarás, después de observar  la similitud de resultados efectivos, afectivos y prácticos entre aquellas que no daban media vuelta a las cosas y yo, que me dejé parte del cerebro en detalles agotadores, llego a esta conclusión.  Si ahora tuviera niños pequeños, no dolerían prendas porque recogieran el chupete del suelo de un aeropuerto para volver a degustarlo.
  •  Vivir el momento y no pensar en el futuro, porque el futuro en un instante es presente y el presente de manera fulminante es pasado, con lo cual, veo que me quedo sin presente. ¿Veis como es mejor no pensar? En fin, simplemente vivir lo que se me ofrezca en cada minuto e intentar se consciente de ello, que ya es mucho.
  •  No a cursos y evoluciones personales, no tiene por qué ser ahora. Debo recordar que en cualquier momento se  admiten rezagados.
  • No iniciar coleccionables semanales de los muchos sugerido por mis niños: casa de muñecas, recetas infalibles, postres y repostería casera, álbum de fútbol, cucharillas de café o pikachus…, que me atarán y arruinarán durante meses.
  •  Mentalidad estival,  intentar mantener las actitudes positivas tan planas que me hacen feliz en verano. Aunque sin pretender emularlo, Dios me libre. Sí aprovechar lo que queda de sol,  lanzarme a la calle de manera inconsciente y quedar con amigas para comentar la jugada.
  •  En el cambio de horario no hundirme y menos aún intentar comprender su mecanismo, ya lo entendí una vez, hace muchos años, y nunca más lo logré. Cuando llegue el momento, debo mantener la calma.
  •  En cuestión musical, no utilizar las canciones de verano como arma arrojadiza para aferrarme a recuerdos de momentos bañados por el mar. En este ámbito, debo ser contemporánea e incluso transgresora; escuchar cancioncillas con trasfondo nostálgico  ya está muy visto.

 

Ahora, después de estas pautas, me siento más tranquila frente a mi completa ausencia de propósitos para este otoño. Aunque no puedo evitar que, fugaz, me asalte la duda ante la posibilidad de que esta nueva voluntad no constituya en sí misma el inmenso propósito de despreocuparme, no querer ansiar o ambicionar;  lo que a su vez me haría correr el riesgo de caer en la más profunda de las apatías.

 

Puede que, pensándolo mejor, comenzar el coleccionable de abanicos de ayer, hoy y siempre no sea tan mala idea. Mientras, hasta que salga en el quiosco el fascículo uno, voy a escuchar Hometown Girl de Zhu, a todo volumen. ¡Buen septiembre!

 

 

 

0
2 Comments
  • S
    septiembre 7, 2016

    Siempre brillante. Welcome back!!! Sigue pls!

  • Isabel
    septiembre 8, 2016

    El mejor de los propósitos, no tenerlos!!! Genial tu regreso!!!! Sigue plis!!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies