Comienza otro verano y estoy crazy

Estoy  desorientada, desubicada,  desorbitada, …  así es como me encuentro con la llegada del verano, y con algunas circunstancias extraordinarias que he tenido que afrontar en los últimos tiempos. Lo cierto es que no estoy nada centrada, y a eso sumo que la llegada de las vacaciones me trastoca porque como Thomas Mann sufro “la fiebre de viajar” y aunque preferiría coincidir en otros rasgos de su talento, me tengo que conformar con la locura que para mi supone cualquier traslado.

 

Época de ‘continuará’, cierres e intentos vanos de organizar lo que no he sido capaz de ordenar antes,  en un constante ir y venir con diferentes productos antipolilla.

 

Me encuentro desde hace días como un auténtico botarate, dando tumbos y sin resolver. A este panorama se sumó una avería en el wifi, carencia, para mi, similar a la falta de agua corriente o luz, y a la que debo estos 10 días sin publicar.

 

Aun así, he estado una semana en la playa, y os adelanto que pese a los dictados de la moda, sobre el terreno he podido observar que impera el biquini estampado en amarillo, verde, rosa y blanco, y el “arréglate como puedas y con lo que tengas”, porque  lo importante es disfrutar y descansar.

 

Comienzo a seleccionar libros y música, dos pilares para cualquier tipo de salvación, y para pasar unas buenas vacaciones. Os dejo con Penaut Butter Jelly.

 

 

 

5

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies