Blanqueamiento dental: mi experiencia

Desde muy jovencita he pensado que uno de detalles más reveladores de belleza, es tener una dentadura cuidada y bonita. Me fijo muchísimo en la sonrisa. Tener los dientes blancos es síntoma de juventud, porque el paso del tiempo es el que va deteriorando su aspecto y color.  Agentes como el tabaco, alcohol, medicación o algunos alimentos, van degradando la tonalidad a lo largo de los años.

 

A veces la ignorancia es el origen de miedos infundados, os lo digo porque siempre  tuve cierto temor a hacerme un blanqueamiento dental, tengo el esmalte delicado y tenía muchas dudas. Sin embargo, era algo que tenía en la cabeza desde hace mucho tiempo.

 

Siempre que he visto unos dientes espectaculares a las personas de mi entorno, y he preguntado, me han dado el mismo nombre: Dr. Luis Calatrava, así que hace unos 20 días, decidí consultar con él todo lo relativo al blanqueamiento. Fue entonces cuando lo tuve claro; tras revisar mis dientes, disipó mis dudas y temores, y decidí someterme al tratamiento. Ahora, que he terminado, estoy tan contenta que lo único que pienso es por qué no lo hice antes. Si sois de las que lo estáis pensando y tenéis dudas os cuento paso a paso en qué consiste.

 

Un protocolo rápido y fácil

 

Lo primero que hay que hacer es acudir a consulta para hacer un diagnóstico sobre el estado general de los dientes. Después, comienza el proceso que consiste en una sesión en consulta y un seguimiento de 15 días en casa que consiste en un facilísimo ritual.

 

La primera sesión dura menos de una hora, y lo primero que me hicieron fue los moldes para ir preparando las férulas que después tendría que utilizar en casa.

 

A continuación, se procede a la aplicación de un preparado de peróxido de hidrógeno a concentración exclusiva para uso profesional. Para ello, me pusieron un poquito de vaselina para cuidar los labios antes de ponerme un abrebocas para mantener abierta la boca de manera cómoda y poder estar relajada.

 

El siguiente paso fue sellar con resina y un aplicador la parte de la encía que está unida al diente, para protegerla, a fin de evitar que el líquido (peróxido de hidrogeno) pueda irritarla  levemente (que sería el máximo riesgo en caso de que tuviera contacto con ésta), como veréis el mimo es absoluto para no tener ni la más mínima molestia.

 

Blanqueamiento

Por último, me pusieron unas gafas protectoras y  luz de plasma fría dirigida exclusivamente a los dientes durante 20 minutos.

 

La única advertencia que me hicieron es que podía notar algún calambrín, tipo sensibilidad, en algún momento de esos 20 minutos que dura el proceso.  Os confieso que entonces sentí un poquito de miedo, pero la música de “última generación” con la que amenizaron el tiempo de espera disipó el temor. Canciones de Pitbull, Jason Derulo, Kelly Clarkson me dieron mucho empuje y buenas vibraciones en mi cruzada por unos dientes más blancos.

 

Carmen, la enfermera, me dijo que disfrutara el momento y aprovechara para “pensar en nada” y relajarme, me hubiese encantado, pero no sé hacerlo.

 

No sentí ni la más mínima sensibilidad, ni calor, ni nada negativo durante el proceso, después un aclarado y ¡voilà! ¡El aspecto de mis dientes había cambiado! ¡Estaban mucho más bonitos! Aunque lo mejor estaba por llegar…

 

Dr. Luis Calatrava

Continuación en casa

 

Durante estos días he seguido con el proceso.  El resto del tratamiento ha consistido en ponerme una férulas en casa con el preparado que me dieron, peróxido hidrógeno al 6%, de 2 a 4 horas al día durante 15 días. Requisito: siempre un mínimo de 2 horas. 

 

En caso de notar sensibilidad, se puede distanciar la aplicación y descansar algún día.  Yo he tardado algo más,  porque en alguna ocasión noté un poquito de sensibilidad y distancié la aplicación. Para evitar esta leve molestia, que una vez terminado el tratamiento desaparece por completo, el doctor me recomendó una pasta específica para dientes sensibles.

 

Una vez concluido se debe visitar la consulta para que el doctor revise y confirme  que el resultado es satisfactorio. Ahora tengo los dientes de impacto y si vieseis los que tienen las personas que componen el equipo de la clínica, correríais ahora mismo para hacerlo.

 

El precio, del tratamiento completo es 300 euros, e incluye todo lo necesario para mantener un año de mantenimiento  gratuito, algo que consiste en poner las férulas periódicamente, solo un ratito y una sola vez al mes o cada mes y medio, más o menos.  El doctor asegura que de esta manera el resultado es muy duradero.

 

Ningún dolor, molestia, ni sensación extraña… ¿Algo negativo?  Como os digo, no haberlo hecho antes. ¡Estoy feliz!

 

Más información |  Clínicas Dr. Calatrava

18
7 Comments
  • Vitaldent arsizio
    abril 16, 2015

    Hello , encomiable aporte gracias mil

  • iwhite
    septiembre 5, 2016

    Yo utilizo en casa iwhite y también rembrandt, y me ha mejorado bastante.

  • CAROLINA
    agosto 21, 2017

    Hola me encanta tu blog y desde luego comparto lo mismo! me paso exactamente igual que era incapaz de realizarme este tratamiento porque tenia mis miedos y por todo el tema de la sensibilidad pero yo en mi caso acudi a un centro especializado que ademas de ser clinica dental también es clinica de estética con lo cual me dio mucha confianza es en la Clinica Hepler Bone de Barcelona y allí me realizaron el trtamiento. No puedo estar mas contenta! volveré

  • blanqueamiento dental granada
    noviembre 17, 2017

    Gracias por compartir tu experiencia. Ayudará a mucha gente a perderle el miedo al dentista y por supuesto a tener una mejor sonrisa.
    Felicidades 🙂

  • LAURA
    diciembre 11, 2017

    Yo me lo estoy haciendo ahora mismo y acabo de empezar con el de casa la única diferencia contigo esque el peróxido que yo me pongo es del 16% y solo durante 5 días pero solo con el que me realizaron en clínica note la diferencia como 3 tonos menos o así y los veo super blancos y con el de casa espero que me queden perfectos, lo recomiendo. Yo sentí uno o dos calambres pero de verdad que es super soportable lo sientes pero no es para tanto.

  • Miriam Soler
    enero 17, 2018

    No hay nada mejor que un blanqueamiento dental hecho por profesionales. Yo he intentado hacerlo en casa con varios productos que te venden por ahí y el resultado nunca ha sido el esperado, sin embargo, acudí a mi dentista y le comenté que quería hacerme un blanqueamiento dental y me comentó el proceso, el precio era bastante asequible y los resultados parecían ser buenos así que me animé. No he tomado mejor decisión en mi vida, el aspecto de mi dentadura mejoró una barbaridad, estaban mucho más bonitos. Quedé contentísima. Gracias por contar tu experiencia. Un saludo!!!

    • María Luisa Sorando
      enero 17, 2018

      MIRIAM, gracias a ti.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies