Cacatúa

El martes por la noche, me llamaron cacatúa. Sí, así, sin más. Un día te levantas y sucede. Hay que encajar estas cosas, y estoy en ello. El miércoles shock, asimilación y a última hora aceptación. El jueves, ya podía hablar sobre ello  e incluso esbozar una leve sonrisa.

 

Sé que tras este post, puede haber un antes y un después en mi vida. Mi madre me enseño que no conviene demostrar las debilidades en público, pero, ¡Qué se la va a hacer! …¡Me empieza a dar todo igual!

 

¿Cómo sucedió?

 

Nos reunimos un grupo de conocidos para formar una mesa en una cena con fines benéficos. Antes de comenzar, mi amiga A seguía dándole al twitter (mal hecho, A),  por lo visto, envió una foto de nuestra mesa y comentó que comenzaba el evento.

 

Una vez terminado el primer plato, mi amigo R, que se sentaba a mi lado, me mostró, algo azorado, un mensaje vía WhatsApp (vía interna o privada) que le acababa de enviar la receptora del twitter de mi amiga A, también amiga de él, en el que se podía leer: “Amigo (adornado con un apelativo que no quiero repetir aquí…), ¿Qué haces en esa cena , rodeado de cacatúas?”

 

El me lo enseñó, pensando – según dijo al ver mi expresión – que yo quedaba excluida. Pero yo estaba en esa foto. Yo pertenecía al grupo compuesto por cacatúas. Por mucho que se empeñase R en que eso no iba dirigido a mi , allí estaba yo.

 

Pedí la foto e intenté mirarla con los ojos de otro. Puede que sí, puede que no estuviese acertada en la eleccción de mi vestido o peinado, y nunca debí haber salido con ese grano en la nariz. Tenía que haberme quedado en casa por muy benéfico que fuera el acto.

 

Mantuve silencio hasta el final de la cena, pero antes de bajar del coche conté a A, lo sucedido, para que viera la clase de amiga que tiene y a la que dirige sus twitter: Desleal y traicionera.

 

A, ofendida, preguntó, via twitter, a su amiga, que entendía por cacatúa. Inmediatamente, sonó el teléfono. Era la traicionera.

 

En éstas, los deje en el coche, era tarde y la cena no me había sentado  nada bien. Un incipiente corte de digestión. No sé lo que pasó en twitter, no lo domino.

 

camiseta Zadig & Voltaire

El miércoles, no me levanté con el “talante” tan predicado que se supone había que tener hace unos años. Tenía el ánimo que corresponde a lo acontecido: humor pésimo.

 

¿Qué quiere decir cacatúa? Creo que intenta definir de forma peyorativa a una mujer mayor y fea. Esa es la idea que tengo.

 

A las diez en punto,  salí rápidamente – acto reflejo – a comprar una sudadera gris, última tendencia. En este punto tengo que decir, que ya no sé como vestir, estoy en un momento en que hacerlo de jovencita me parece patético, de mediana edad anodino y “amayorarme” no me seduce.

 

Sí, hay ciertos alardes, que por estudiados, me parecen patéticos: un pico de la camisa que se escapa de su sumisión al cinturón, una solapa subida “por despiste”,  una “casual” bota motera cuando no tienes moto …ese toque de última tendencia dirigido a las quinceañeras: mi nueva sudadera gris.

 

Por la calle, cada vez que me encontraba en un espejo, me miraba y juro que, me ponga como me ponga, no me veo cacatúaTe pongas como te pongas.

 

Tuve un pensamiento oscuro, analice la situación y pensé que, a lo mejor, las cacatúas eran las demás y era complicado excluirme en un texto cortito de WhatsApp, pero eso me hizo sentir de una mezquindad sin limites, un pensamiento terrible, impropio de mi, que agravó mi estado. El “apelativo”, hoy todavía, me viene a la cabeza de vez en cuando; pero, puedo jurar que, me mire como me mire, no me veo cacatúa.

 

Aun así, debo reconocer cuanto recuerdo a Rubén Dario en los últimos meses, cada vez que veo a una jovencita suspiro y me digo a mi misma ” Juventud, divino tesoro,…”

 

Pero bueno,  aunque es cierto que un distintivo así te hace reflexionar de vez en cuando, yo, que desde hace dos días, no se porqué me encuentro con más espejos que nunca, me mire como me mire, insisto, no me encuentro cacatúa.

 

Por lo que me han contado hoy, durante la conversación  telefónica que comenzaba cuando bajé del coche, la  traicionera intento arreglar el entuerto diciendo que todas las mujeres (incluyéndose ella) somos cacatúas. Ahí te equivocas, amiga, tengo entendido que eres cinco años menor que yo,  y podrías haber tenido la suerte de, en tan poco tiempo, alcanzar este bonito titulo que otorgas a tus amigas, pero para llegar a ser cacatúa hay que tener una cierta categoría.  Así que no, tú no eres ni serás nunca una cacatúa.

 

Las que estaban en mi mesa, son  todas mujeres cultas, luchadoras y con gran corazón. Si eso se merece al apelativo, me apunto. Y puestos a jugar con las metáforas, prefiero ser una cacatúa sofisticada y arrogante que una gallina: deslenguada y desleal.

 

bel-ami-cartel

  • En otro orden de cosas, acaban de estrenar la película Bel Ami.  Me encantaría que  reflejase tan bien como la novela su esencia: la falta de ética, valores y gratitud en el ascenso social de un hombre, inmerso en una sociedad amoral. Pese a ese trasfondo dramático, está escrita con la ironía y el sentido del humor inteligente de Maupassant, que hace que su lectura sea muy divertida.

bel-ami

  • Me han  regalado Cartas a Yves de Pierrre Bergé, no sabía que hoy en el desayuno iba a recibir un tesoro tan especial. Gracias, Raúl (no es mi anterior amigo R). Este libro es para leer poco a poco, combinarlo con otros, para que dure mucho tiempo y disfrutar de cada carta.  Belleza y sensibilidad.

cartas-a-yves

El viernes fui al concierto de Leonard Cohen. ¿Qué puedo decir de él? Tengo pasión por todo lo que crea y su figura. Fué la precisión y la estética, la perfección de lo sencillo, su magia y excelencia. Me asombró la resistencia ante tantas horas de concierto, voz perfecta hasta la última canción, agilidad y aspecto inmaculado de principio a fin.  Seguro que sus años de meditación contribuyen a este fenómeno.

Un regalo:  por favor, take this waltz.

Imagen | Zadig & Voltaire

3
11 Comments
  • Todas almas
    octubre 8, 2012

    Querida Meri SI, ó era Mery ? No me acuerdo !
    Recuerda siempre que no ofende el que quiere sino el que puede , esta simplona quiso, pero no pudo , está claro.
    Veo que post tras post creces en belleza y en sabiduría y eso es genial. Tú ya has tomado Manhattan y Berlin está al caer ! Muchos besos desde un valle verde , verde.

    • nadiemeaviso
      octubre 9, 2012

      La que va a Berlin eres tú ¡Hay qué tener cara!

    • nadiemeaviso
      octubre 9, 2012

      La que va a tomar Berlin eres tú, yo me quedo en Madrid. ¡Hay qué tener cara!

  • Anónimo
    octubre 8, 2012

    Que barbaridad Mery SI, aplaudo tu decisión y ese saber poner en su sitio a quien se lo merece. Por como relatas lo sucedido, mucho me temo, que quien utilizó el termino de “cacatúas” lo que verdaderamente deseaba es haber compartido mesa con tan estupenda compañía. Pobre mujer, quizás se sienta sola, o quizás esta sola porque ella misma lo provoca. De cualquier modo lo que tenemos que pensar es que la envidia insana es bajo mi punto de vista el peor de los siete pecados capitales.

  • Mari NO
    octubre 8, 2012

    Y siempre me toca romper el fuego de los nuevos post! Cualquiera creería que vivo pegada a tu pagina web. Realmente vivo pegada al ordenador, al i phone, al iPad por trabajo y al avisador de nuevos post de nadie de aviso! Por placer.
    Me encantan tus post porque nadie como tú sabe expresar con claridad como eres: trasparente. Y no es un juego de palabras ni un frivolidad sino, como diría mi abuela, una verdad como un templo! La cantidad de gente q nos rodea que presume de trasparencia y son mas opacas que un cristal oscuro…
    Con esto me refiero que la cena el otro día era como el cluedo: la señorita A estaba allí para poder comentar que estaba allí y mostrarlo en ese exhibicionismo innato que muchas veces nos arrastra, tu compañero R, quería mostrar que la información de terceros la obtiene en tiempo real,de hecho no habiais empezado el primer plato.

    La tercera en discordia, desconocedora del correcto significado del termino cacatúa, pretendía ofender por no encontrarse en esa foto, utilizando en termino despectivo un vocablo correspondiente a una especie exótica y poco vista que ni come con cubiertos, ni sonríe a la cámara y , tu en medio, terminaste comprando una sudadero gris última generación …..para evitar ser asesinada por el organizador de la velada.
    De cualquier forma no te culpo ni te recrimino por tus pensamientos, en tu favor te diré que, no me preguntes porque, pero me he comprado unas botas cortas con tachuelas.

    • nadiemeaviso
      octubre 9, 2012

      Cuando quedemos, me pongo la sudadera y tú las botas. ¡Seguro que pasamos por dos veiteañeras! ¡¡¡Qué guachi!!!

    • nadiemeaviso
      octubre 9, 2012

      El día que nos veamos, tú te pones las botas y yo la sudadera ¡Es que caemos en todas!

      • Mary no
        octubre 9, 2012

        si pero nos hace tan felices y, es tan barato…..

  • fan
    octubre 9, 2012

    ¡Qué buen principio de día, cómo me he reído! y tú demuestras que estás por encima de este tema riéndote de él…
    Estoy de acuerdo contigo, qué gusto que ya se nos pasó la edad borreguil de tener que seguir la moda a rajatabla, y no tenemos que ponernos ese botín motero que nos convierte en botijos…vivan los 40!
    Enhorabuena por el nuevo post, me estoy convirtiendo en adicta

  • nadiemeaviso
    octubre 9, 2012

    Por encima, por encima no estuve las primeras doce horas, después de ponerme la sudadera, el tema se alivió; y al fin lo encajé.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies